ABRIL: El COLAPSO DE LA ECONOMIA PERSONAL, NACIONAL, INTERNACIONAL Y GLOBAL

En el mes de abril se ha confirmado el aumento del desempleo a nivel mundial que está trayendo graves consecuencias negativas para las familias. Según el reporte de la Organización Mundial del Trabajo publicada el 21 de enero del 2020 justo antes de la pandemia, el número de desempleados a nivel mundial era de 188 millones. Sin embargo, este número va a aumentar a nivel mundial de una manera muy significativa con un grave impacto negativo en las personas y familias.

Las teorías de Smith y Ricardo han sido el motor para el desarrollo económico y la mejora del nivel de vida mundial. Pero la actual pandemia nos está obligando a recordar que la mente prodigiosa de Nash nos planteó una forma diferente de actuar.

Los países desarrollados debieran repensar su opción de desinvertir en países “periféricos” y recapitalizar los propios. La reinversión en el trabajo nacional, entendiendo que la hiper-producción desbocada en base a una economía basada en la explotación intensiva de la energía del carbón no es saludable para el planeta.

En el siglo XXI hay que optar por un cambio de mentalidad hacia un capitalismo colaborativo (Clark, Emerson, Thornley, 2014) en el que el impacto social y medioambiental se mida con la misma preferencia que los resultados financieros.